viernes, 25 de mayo de 2012

Osoro, una voz profundamente social

Osoro, una voz profundamente social

Baltasar Bueno

Infiltrar las estructuras sociales, políticas y económicas de una ética, y cristiana, que tenga en cuenta la dignidad y la verdad de la persona fue el principal mensaje, el anuncio necesario, que el arzobispo de Valencia, Carlos Osoro, lanzó en el interesante foro del Club Diario Levante, como una de las vías para salir de la gran crisis global que padecemos consecuencia indudable del totalitarismo económico.
Los recortes no son la solución, van a crear más pobres, más pobreza, dijo el prelado, quien reflexionó en alta voz, con una voz profundamente social, sobre la situación que embarga a la mayoría de la gente en estos delicados momentos, cuya realidad analizó con detalle, dolido como buen pastor de almas y cuerpos que es.
Fue una grata sorpresa descubrir en Carlos Osoro que no es un obispo al uso generador de polémicas por anécdotas fútiles o predicador de excentricidades para llamar la atención en su propio beneficio a Roma de cara a futuros ascensos.
Osoro se manifestó como un obispo sufriente por la triste y trágica realidad en que muchos se encuentran o nos encontramos, una situación en la que criterios económicos asfixian y pisotean la dignidad del ser humano, sin importarles nada las personas y sus familias.
Recordó Osoro que el hombre goza de la dignidad de hijo de Dios, hecho a su imagen y semejanza, y que es rostro de Dios, en él hay que ver a Dios, encarnado y acampado entre nosotros, que merece un respeto. El mundo creado por Dios lo fue para ponerlo al servicio del hombre, todo para él, para que viviera en él y lo dominara. Y no al revés.
Subvertidos por los poderes económicos y políticos estos criterios fundacionales, constitucionales, sustituida la ética cristiana por los totalitarismos políticos y económicos, el ser humano, el hombre, la mujer, queda a la deriva, al capricho de los intereses de unos pocos, la mayor de las veces sin escrúpulos.
Inyectar en estos momentos una ética, y cristiana, que considere a la persona en toda su dignidad y digna de respeto en el ámbito de los poderes económicos y políticos, más pendientes de sus egoístas operaciones de enriquecimiento en ocasiones cuando no ilícito, inmoral, teniendo en cuenta los planes de Dios sobre el mundo y el ser humano es el anuncio necesario que hay que hacer y la filosofía que hay que aplicar para no sólo salir de la crisis, también para hacer que este mundo sea lo habitable que quiso Dios, que lo confió a la libertad de sus habitantes, libertad que entraña también responsabilidad.
La crisis, dijo Carlos Osoro, es también una oportunidad para analizar, reflexionar, reorganizarse y cambiar, para la austeridad, para escuchar y, sobre todo, para la solidaridad. Para extraer de ella enseñanzas y formas de vivir distintas y más saludables, de mayor rigor, en el campo de lo persona y de lo familiar, en cuyas estructuras también hay que infiltrar la ética, y cristiana.

Un obispo pastor. Por lo confesado y desvelado en el ciclo del Club Diario Levante, hemos tenido la oportunidad de ver un obispo realmente pastor, de los que no se quedan atrapados entre sacristías, mitras y hábitos corales. Hemos visto a un obispo que sale a la calle, habla con la gente, sufre con ella, pulsa la realidad, la interioriza y se pone el primero a combatirla cuando es negativa y a iluminarla en lo fundamental y esencial, en lo que realmente concuerda con la dignidad y la verdad del ser humano.
Un mensaje, una doctrina social, que hace tiempo no se escuchaba con decisión, claridad y valentía en esta Iglesia que a principios del siglo pasado, cuando más pobreza, crisis, recesión y depresión económica había, llenó casi todos los pueblos valencianos de sindicatos y cooperativas agrícolas católicas, que tenían como objetivo principal, en palabras del historiador monseñor Vicente Cárcel Ortí, "la lucha contra el latifundio promoviendo la pequeña propiedad o los arrendamientos colectivos, los préstamos agrícolas, las cajas de seguros y el fomento de la doctrina social católica". Todo eso que se han cargado los totalitarismos de los poderes económicos y políticos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hermandad Obrera de Accion Catolica de huelva

Mi foto
HUELVA, ANDALUCIA