jueves, 11 de noviembre de 2010

OBISPADO DE CADIZ-CEUTA: página de opinión

Cementerio Civil

Javier Anso, SM
Como sabemos, recientemente falleció Marcelino Camacho. En los días siguientes a su muerte pudimos leer artículos que destacaban su honradez, su compromiso por la libertad, y la sencillez de su vida. En muchas fotos aparecía junto a Josefina, su mujer desde hacía 62 años. Compartamos o no sus ideas, no hay duda de que estamos hablando de un hombre de bien.
Por ese motivo, experimenté como un pellizco en el estómago cuando en las noticias se decía que había sido enterrado en el cementerio civil porque Marcelino no era creyente. Y confieso que me dije algo así como “¡que qué pena que un hombre tan bueno no fuera cristiano!”.

Yo me he encontrado con personas que son buenas, y que ayudan a los demás y que, sin embargo, no son cristianas. Seguro que los lectores conocen también muchos casos semejantes. Nosotros no sabemos qué sucede en el interior de esas personas y de qué modo Dios, que nos ha creado libres y respeta nuestra libertad, se relaciona con ellas. Lo que sí sabemos es que nuestro Padre es alguien que sale por los caminos a nuestro encuentro para abrazarnos y acogernos en su casa. Sabemos que así habrá acogido a Marcelino, porque nuestro Dios no es un dios de etiquetas (“de los míos, o de los otros”; “de los de cementerio católico o civil”), sino de los actos ( tuve hambre y me diste de comer, estaba preso y me visitaste…”), pero, a pesar de ello, sigue ahí el pellizco en el estómago: ¿por qué hay personas que viviendo más cristianamente que algunos que nos llamamos cristianos, no quieren serlo?
Muchas veces he pensado si la explicación no estará en la frase que atribuyen a Gandhi: Cuando pienso en Jesús, no dudaría en hacerme cristiano; pero cuando veo cómo viven los cristianos, se me quita la idea.¡Ojalá que nuestra vida y la de la Iglesia no aleje a nadie del Padre, sino que, al contrario, lo haga más presente en el mundo!
Marcelino, descansa en paz. Nosotros, de momento, no. Porque tenemos mucha tarea por hacer. Porque, como dice el sacerdote italiano Don Mazzolavi. “Si crees en el Reino de Dios no te entregues al descanso: el que los muertos vivan en paz es cosa de Dios; el que haya paz entre los vivos es cosa nuestra”. Así sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Hermandad Obrera de Accion Catolica de huelva

Mi foto
HUELVA, ANDALUCIA