lunes, 17 de mayo de 2010

El largo proceso de un accidente laboral

La familia de un fallecido lleva esperando tres años para que se resuelva el proceso judicial · La madre del joven dice estar viviendo un calvario y pide que se celebre el juicio cuanto antes
C. Sáez / Huelva | Actualizado 13.05.2010 - 05:01
zoom
María del Carmen Espina sostiene la fotografía de su hijo fallecido.
Una familia de Gibraleón lleva esperando tres años para que se resuelva el proceso de la muerte por accidente laboral de un joven cuando trabajaba en una cantera de la localidad olontense. El suceso ocurrió el 28 de abril de 2007 al quedar José María Garrocho, como así se llamaba el joven, atrapado por un brazo y una pierna sin que pudiera liberarse en una cinta transportadora.

Desde entonces, el caso permanece en los juzgados mientras la familia está pasando un "auténtico calvario". La madre del fallecido, María del Carmen Espina, solicita que se haga justicia y que se celebre el juicio cuanto antes y de una vez por todas.

Aún se desconocen las causas concretas por las que el joven perdió la vida. El caso es que efectivos del cuerpo de Bomberos tuvieron que desplazarse hasta la empresa Cantera Gravera El Campillo, donde ocurrió el siniestro, para extraer el cuerpo de la cinta.

El trágico accidente coincidió con la celebración del Día Internacional de la Seguridad y la Salud Laboral y provocó la protesta y el rechazo de las centrales sindicales que reclamaron una vez más puestos de trabajo seguros y saludables y ni una muerte más en los tajos.

La madre del fallecido no entiende cómo después de tres años el caso aún no está resuelto ni se han determinado las responsabilidades que correspondan. Después de tanto tiempo ni los servicios jurídicos ni las acciones emprendidas por el sindicato UGT han dado resultados positivos. Mientras, María del Carmen está pasando un auténtico purgatorio, el que tiene pasar cualquier persona y sus familiares que se ve involucrada en un accidente laboral.

La dispersión de ámbitos jurídicos a los que atribuir la causa, la larga extensión de los procesos, la falta de delimitación de responsabilidades y de control de los actores son el origen de los problemas que se dan en los procesos por accidente laboral. También la falta de interrelación entre los diferentes organismo como la Fiscalía y la Inspección, y la falta de un único orden jurisdiccional dificultan una respuesta rápida, unitaria y eficaz a las víctimas o sus familiares.

Los procesos se alargan además porque cada uno de los tribunales (civiles o sociales) ante los que reclamar las indemnizaciones tienen criterios, valoraciones y atribuciones de responsabilidades distintas, por lo que los recursos se suceden y el caso terminan llegando hasta el Tribunal Supremo.

En medio de todo el maremagno procesal, la situación de María del Carmen Espina es cada vez más desesperada y teme que el camino no tenga fin. Los días pasan entre imágenes y recuerdos del joven desaparecido. Su memoria le sigue a todas partes.

Para ella, lo de menos es la indemnización, porque nadie podrá devolverse a su hijo, pero quiere y desea con todas sus fuerzas que acabe el tedio. Y es que cuando las sanciones administrativas se impugnan se hace ante el contencioso administrativo, un nuevo juzgado que entra en escena, lo que contribuye a alargar el proceso.

Otro problema que apuntan los sindicatos es que las responsabilidades no están bien delimitadas, sobre todo cuando concurren varios empresarios en un mismo centro de trabajo y las insolvencias de los condenados a indemnizaciones no tiene instituciones de garantías.

2007 fue un año especialmente duro en materia de siniestralidad en el trabajo en la provincia de Huelva. La muerte de José María Garrocho vino a engrosar una lista negra que contabilizaba entonces siete fallecidos por accidente de laboral (cuatro en el tajo y tres in itinere) en sólo cuatro meses, los mismos que se habían producido en todo el año 2006.

El sindicato UGT reclama una Ley Integral de Siniestralidad Laboral que dé soluciones a los problemas planteados y que debería abordar el accidente de trabajo o la enfermedad profesional desde una perspectiva global: evitando los siniestros estableciendo y sancionando los delitos de peligro, investigando el accidente con la coordinación de los organismo y atención a la víctima o a sus familiares en caso de fallecimiento y con el resarcimiento total del daño, la rehabilitación del trabajador accidentado, su reintegración al mundo laboral y social y la ayuda a sus familiares.

En opinión del sindicato la ley evitaría que "la dispersión normativa o la falta de claridad de la misma sean utilizadas por quienes no quieren cumplir o se conforman con realizar un cumplimiento superficial y formal de la norma".

1 comentario:

  1. hola soy la prima de jose maria garrocho y asi ya estamos esperando todavia el juicio ya ba muy tardao asi k asin no a susedido el no tenia k aver estado hay porque su trabajo era de lune a viernes y no se mato conduciendo el estaba kon otro chabal el chabal fue a busca agua y el se quedo solo trabajando y se le caio la gafa a la makina y la podia cojer y estaba alado de otra makina y seleengacho el mono en la otra makina y selotrago y salio a cachito esperamos que se resuerba esto ya.

    ResponderEliminar

Hermandad Obrera de Accion Catolica de huelva

Mi foto
HUELVA, ANDALUCIA